Josephine Monter

Soy artista desde que mis recuerdos se pierden en el tiempo de muy niña. Cuando yo sentía que la escuela no era lo que a mí me gustaba, sobre todo cuando yo quería dibujar libremente y me hacían copiar. Creo que ahí empezó mi creatividad ya que al no poder materializarla la tuve que imaginar día tras día, por encima de toda imposición autoritaria. Todo esto me lleva a potenciar, a tener que memorizar, a crear para evadirme de aquella realidad austera.
Por eso en principio mi obra es de “correr”, “moverse de un lado a otro las figuras”. Necesitaba saltar, correr, volar…

Quizá al llegar a NY después de dejar a España, donde nací, viví y curse mis estudios de Bellas Artes. Y dejar Italia donde estuve becada por un tiempo, NY fue como querer recuperar un tiempo perdido y por eso empecé con la serie “corre que tengo prisa”.

Llegó otra etapa de reflexión y calma y llegaron “los seres imaginarios”.

Vivir en contacto con la naturaleza de Manitou me demostró que tenía que reflejarlo en la serie “misterios de la tierra”.

Los conflictos mundiales me afectan y sentí la necesidad de plasmar los problemas de “las mujeres Afganas”, de los “niños de Chernóbil”,…

Y por contraste pensé crear “seres de luz”. Para ayudar a transformar, meditar, a pensar por medio de retratos y personas, animales y paisajes. Mi contribución con el mundo que nos rodea cada vez más globalizado.